Newsletter

Biografía: Don Eliodoro Frogel

Por: Franco Rainero Frogel

Modesto y humilde, hombre de intachables valores y de un corazón gigante. Aquellos que lo conocieron jamás olvidarán su carácter sin igual, su incomparable sencillez y su pasión descomunal por la música. Fue en vida un padre y marido ejemplar, justo, alegre, charlatán, un amigo leal, sensible y muy solidario.

Don Eliodoro Reinero Frogel nació en la ciudad de Aimogasta, Dpto. Arauco, Provincia de La Rioja el 4 de Julio de 1930 en el seno de una familia de origen muy humilde. En los primeros años de su vida debió trasladarse con sus padres a la ciudad de Chumbicha, Provincia de Catamarca donde vivirá gran parte de su adolescencia y juventud. Siendo todavía muy joven, deja sus estudios primarios para ayudar a sus padres en los quehaceres domésticos y en el trabajo.

A la edad de 18 años comienza a trabajar como peón en el ferrocarril de la línea Belgrano que conectaba la Provincia de La Rioja con Catamarca y pasaba por Chumbicha. La nueva profesión que desempeñaba lo llevó hacia la ciudad de Patquía, Dpto. Independencia en La Rioja, donde conoce a Sofía Wamba, con quien se casa en 1958 y de cuyo matrimonio nacerán 5 hijos. Vivió modestamente con sus seres queridos en una pequeña casa y con su escaso sueldo de ferroviario sostuvo una familia numerosa durante muchos años.

En el año 1971 su mujer heredó una propiedad rural en Chulo, en el Dpto. Chamical tras la muerte de su tía quien no tenía herederos directos. Al año siguiente, se traslada a Chulo definitivamente con toda su familia.

A la edad de 55 años aproximadamente deja de trabajar en el Ferrocarril y viaja un tiempo a S. F. del V. de Catamarca en donde vivía su familia paterna. Allí trabajó en el taller mecánico de su hermano quién lo ayudó mucho en ese momento. Ya jubilado vuelve a Chulo y en el año 1988 sufrió la pérdida de su hija menor de tan solo 18 años de edad que lo afectó el resto de su vida. A lo largo de toda su existencia, fue siempre un tipo muy sociable que le gustaba divertirse y hacer nuevos amigos, jugaba al fútbol y era hincha fanático del Club Independiente de Avellaneda. Era sumamente sensible y sentía como propio el sufrimiento ajeno.

Además fue muy solidario y generoso, nunca vacilaba ni un instante en ayudar y colaborar con la gente en cualquier causa pese a que no disponía de cuantiosos medios, entiéndase, fue pobre y muy sufrido toda su vida y desde muy joven debió luchar con denuedo para salir siempre adelante Era muy puntual y trabajador, pero respetaba sagradamente los fines de semana. En esos días amaba reunirse con sus amigos, tomar vino, jugar al sapo y al truco, y por supuesto, cantar y bailar tango, que según dicen, lo hacía muy bien.

Una gran cualidad suya, es que nunca deseó ni anheló tener mucho más que lo necesario, era feliz tan solo con su familia, sus amigos, su querido tango y vino para acompañar, jamás quiso nada más. No era un tipo avaro ni menos envidioso.

Don Eliodoro cantando en una de las tantas reuniones familiares.

Mientras vivió en Chamical fue gran amigo de don Pedro Mercado, los hermanos Homero y Oscar Moreno, Arturo Luna, Carlos Lirio, Teodomiro Fernández y muy apego a la familia Colchad. Con don Bruno Vera vivía hablando del tango como él mismo lo relata. Pituto Vera, y Cholo Abdala lo deleitaban con los sones de sus bandoneones y con quienes compartía también la afinidad política hacia el radicalismo. Era un cantor aficionado, no hubo día en el que no estuviera cantando, su mayor referente era Floreal Ruiz a quien admiraba por encima de cualquier otro cantor, soñaba también con aprender a tocar el bandoneón, pero nunca pudo adquirir uno y debió conformarse con oír a las orquestas y a sus amigos.

Fue un hombre muy querido, mucha gente lo recuerda ¿Quién en el pueblo no se acuerda de don Eliodoro? Un servidor dedicado, siempre simpático y cantando, pues eso lo llenaba de vida, cantar y siempre cantar.

A su muerte, su buen amigo Bruno Vera, lo homenajeó en su programa de radio “Por las calles del Recuerdo” y recordó a aquel hombre que lo distinguió con su amistad y que dejó un hondo pesar en quienes lo conocieron, él era don Eliodoro Reinero Frogel, Chamical y su gente no lo olvidarán. Murió un 15 de Septiembre de 1994 en la ciudad de La Rioja Capital.




FUENTE:
Textos, fotos, enlace youtube: Franco Rainero Frogel

Copyright © LA RIOJA ANTIGUA. Designed by OddThemes