Newsletter

EL SUEÑO DE VOLAR

Breves Reseñas Históricas del libro: Avioncitos de Papel
Autor: Fernando Montero

Semejanzas entre aviones y pájaros.
En el Renacimiento Leonardo da Vinci soñaba con volar, para ello se fijó en cómo lo hacían los pájaros e ideó varios artilugios basados en las estructuras de las alas de éstos. También creó una especie de turbina que giraba a modo de helicóptero. Fue uno de los precursores de la aviación. El Códex sobre el vuelo de los pájaros, trata del manuscrito de Leonardo da Vinci sobre estudios del vuelo de los pájaros que fue escrito entre el 14 de marzo y el 15 de abril de 1505 en Florencia. Se conserva en la biblioteca Real de Turín, en el manuscrito escribió: “El pájaro es un organismo que obra según leyes matemáticas; el hombre puede construir un organismo igual, dotado de los mismos movimientos, aunque de menor potencia y capacidad para mantenerse en equilibrio. Diremos, pues, que a tal instrumento fabricado por el hombre, sólo le faltaría el alma del pájaro, la cual debería ser remedada por el alma del hombre.” “El hombre, en su aparato volador (volatile), tendrá libertad de movimiento de la cintura para arriba, para poder balancearse como en un bote, de manera que el centro de gravedad de su cuerpo y el de su aparato puedan oscilar y cambiar de lugar cuando lo exija la alteración de su centro de resistencia.

Planos de la Máquina voladora de Leonardo Da Vinci


Vicente Almandos Almonacid
Llamado El Cóndor Riojano, nació el 25 de diciembre de 1882, en San Miguel de Anguinán, provincia argentina de La Rioja. Estudió en la Escuela Naval Militar, luego efectúa trabajos de agrimensura para el gobierno de la provincia de Buenos Aires y para el FFCC Sud, que luego lo envía a Francia. Allí sigue estudios de pilotaje en la escuela Farman, y en octubre de 1913 recibe su brevet o carnet de piloto. En la Primera Guerra Mundial, en agosto de 1914, Almonacid se enrola en la Legión Extranjera Francesa como soldado de segunda clase. Dos meses más tarde, se incorpora a la aviación. En 1915 es destacado a una escuadrilla de combate, donde luego asciende a cabo por su victoria ante varios monoplanos "Taube" alemanes. Gracias a su coraje bajo el fuego gana el grado de sargento. Conduce las primeras escuadrillas especializada en vuelos nocturnos. Sus horas en vuelos de combate superan el millar, y termina la guerra con el grado de capitán, su pecho cruzado por las más altas condecoraciones francesas, entre las cuales están la "Medaille Militaire" y "Croix de Guerre", Insignia de la Légion d'Honneur, e Insignia de la Ligue Aéronautique francesa. En 1919, Almonacid regresa a la Argentina como miembro de una Misión Aeronáutica Francesa. El 20 de marzo de 1920 parte de El Plumerillo a las 19:00 hs. y completa con éxito el primer cruce nocturno de la Cordillera de los Andes. Al organizarse la Aeroposta Argentina S.A., filial argentina de "Lignes Aéropostales", Almonacid es nombrado Director Gerente, transformándose en uno de los precursores de la aviación comercial en la Argentina. Almonacid, aviador de prestigio internacional, después de prestar servicios en Paraguay, en abril de 1933 regresa a su patria, publicando un libro de poesías llamado: "Estrofas". En 1938 es designado cónsul argentino en Boulougne-Sur-Mer. Este sencillo y preclaro hijo de la patria argentina, cuyo mero nombre ocasionó una vez innumerables brindis entre los "boulevardiers" de París, compañero de aventuras de Roland Garros, de Jean Mermoz, de Antoine Saint-Exupéry, aquel hombre que cruzó los Andes en vuelo nocturno, que en endebles aviones desafió los vientos de la Patagonia bravía, fallece en la pobreza en Buenos Aires el 16 de diciembre de 1953. Su nombre está escrito en el Arco del Triunfo de París y el aeropuerto nacional de La Rioja lleva su nombre.

Capitan Vicente Almandos Almonacid


Aladeltismo. La historia del ala delta se puede remontar hasta la vieja leyenda de Ícaro, que quiso escapar del laberinto del Minotauro con unas alas construidas con cera y plumas pero fracasó en su intento porque el sol derritió la cera y se precipitó contra el suelo. El aladeltismo se remonta muy lejos en el tiempo, donde Abás Ibn Firnas realizó el primer vuelo exitoso, pero no fue hasta 1890 cuando Otto Lilienthal logró realizar más de dos mil vuelos controlados. El ala delta resurgió otra vez en 1961 cuando Francis Rogallo, ingeniero de la NASA, inventó el ala flexible (modificación en el ala delta original), también conocida como el ala Rogallo para ser usada como paracaídas controlable para el programa Apollo. En 1965 la NASA descartó el uso del ala Rogallo y pilotos deportistas la adaptaron para uso de planeador deportivo. La adaptación más exitosa fue realizada por el australiano John Dickenson en 1963. Este deporte se basa en el aprovechamiento de corrientes ascendentes de aire o termales que con un ala delta, vuelan por los principios que se aplican a cualquier aeronave. Aprovechando las corrientes de aire ascendentes, el piloto puede mantenerse en vuelo durante largos periodos y realizar acrobacias. El ala delta (o aerodeslizador) un mecanismo construido para realizar vuelos sin motor. El despegue y aterrizaje se efectúan a baja velocidad, por lo que es posible realizarlos a pie.
En 1977, en la ciudad de La Rioja, dos hermanos de apellido Bean volaron por primera vez desde el Cerro de La Cruz y aterrizaron en la cancha de San Francisco. Pero el hecho que dio comienzo al aladeltismo riojano fue el viaje que efectúo ese mismo año de 1977, Miguel Bermúdez a Brasil. En una playa de Río de Janeiro contempla a estas cometas, como se llamaban en ese entonces, y a su regreso a La Rioja junta a amigos y hace una movida para entusiasmarlos a desarrollar esta actividad, poniéndose inmediatamente en contacto con pilotos de Córdoba y Mendoza. Contactándose con Johan Byttebier, un belga radicado en Mendoza, piloto de avión y helicóptero que promociona en Argentina el aladeltismo y el carrovelismo. Un grupo de entusiastas riojanos compra dos aladeltas escuela y empiezan a practicar en el Cerro Escuela de los Barrios Alunai y La Florida. El primer piloto riojano que se arrojó a volar en aladelta fue Lacho Arias, junto a Jorge Tutino, Ricardo Arias, Miguel Bermúdez, Luis Planas, Antonio Montero, Juan Carlos Romanazzi, Sebastian Romanazzi, y en un posterior período continuaron Lucio Herrera, Felipe Nieto, Carlos José Ibarguren, Adolfo Arias, Ariel Nieto, Gonzalo González, Luis Torcivia, Javier Seno, Guillermo “Cuartetero” Vega, Mario Vega, Hugo Ávila, ganador argentino de varios campeonatos. En el Cerro de la Cruz a 1600 metros y en Cuesta Vieja de Famatina en la ciudad de La Rioja, se encuentran unos de los mejores lugares del mundo para hacer realidad el anhelo de volar imitando el arte de los pájaros.

Primer Campeonato Argentino de Aladeltismo en los años 80 ( Cerro de la Cruz )


Parapente
El origen preciso del parapente no se puede asegurar, pero existen dos teorías. Una asegura que nació de un grupo de montañeros que lo incorporaron como una forma de descenso. La otra involucra, a fines de los años setenta, a un equipo de paracaidistas especializados en saltos de exhibición que en lugar de saltar desde un avión lo hicieron desde una pendiente muy inclinada y lo lograron. Su nombre es una reducción de “paracaídas de pendiente”. Se podría definir al parapente como un planeador ultraliviano flexible. Los trabajos de Plazt, en Holanda durante 1922, sobre una vela no rígida con control aerodinámico sobre superficies de tela, constituyen quizás la primera referencia documentada que tenemos sobre un planeador flexible. El origen del parapente comienza en el deporte del paracaidismo. En 1970, tres amigos Jean Claude Bétemps, André Bohn an Gérard Bosson de la localidad de Haute Savoie, en Francia, pensaron que se podía inflar el paracaídas corriendo sobre una montaña hacia abajo en los Alpes. Tras unas modificaciones y varios intentos pudieron volar 100 metros de distancia hacia abajo. Luego de modificar su prototipo, pudieron volar 1000 metros desde el despegue hasta el aterrizaje sobre un valle, y así nació el parapente. Unos meses después, diseñadores mejoraron el equipo y el parapente pudo volar hacia arriba dentro del aire caliente (térmicas) que existen debajo de las nubes en su formación. El parapente, al igual que el ala delta, es un deporte que exige un alto conocimiento técnico y un importante entrenamiento práctico. Es necesario acudir a una escuela de entrenamiento donde todo sea enseñado y podamos descubrir nuestras posibilidades y limitaciones. En la Ciudad de La Rioja, el primer instructor que llego de Buenos Aires a hacer volar a sus once alumnos en su primer vuelo de montaña fue Riqui Saloas. Los pioneros del parapentismo riojano que empezaron a volar alrededor de 1991 son Alejandro Anrique, Adolfo Arias, Sergio Sarlenga, Oscar Llanos, Lidia Mulet, Ruby Garcerón, Osvaldo Olivera Asa, Carlos Espeche, posteriormente Oscar Bordón, Fernando Montero, Carlos Amuchastegui, Pablo Mercado, Fabián Romero, Mónica Ibarguren, Hugo De Torre, Leonardo Carlutti, Eduardo Haiek, Fernandez Pugliese Luis, Cristian Nieto y muchos otros más.

Parapente volando sobre el Valle de Sanagasta ( Pampa de la Viuda )


Aeromodelismo
El iniciador en La Rioja de este hobby ciencia es el señor Héctor Enrique Coloma. Según palabras de don “Cachito” Coloma, este es un arte donde uno construye sus propios modelos y aprende a volarlos. Consta de dos etapas, la constructiva y el vuelo. Con el vuelo se aprende sobre aerodinámica. A los doce años, en 1948 hace volar su primer avioncito en La Rioja, en la cancha de San Lorenzo, más conocido actualmente ese lugar como la rotonda del triangulo. Los modelos elementales que uso: el Dédalo, Planeador sin motor, Teniente Origone, Jorge Newvery motor a goma. Actualmente los aeromodelistas en actividad son: Gabriel Yunes, Carlos Turra, Juan Gaset, Hugo Hrellac, Luis Manestar, Pablo Dos Santos, Pupi Coloma, Daniel Mondino. Las reuniones de vuelo se realizan los días sábados en el campo de vuelo del Aeroclub La Rioja del Aeropuerto Vicente Almandos Almonacid.

Aeromodelistas en el aeropuerto de La Rioja ( Foto: http://aeroclublrj.blogspot.com.ar/ )


Avioncito de papel
Las cometas las usaron los chinos para hacer volar objetos. Se cree que el uso del papel para fabricar juguetes se remonta hasta hace aproximadamente unos 2000 años en China, donde las cometas eran una forma popular de entretenimiento. Aunque esto puede ser considerado como el origen de los aviones de papel modernos, nadie puede asegurar exactamente dónde surgieron por primera vez. 1909 es la fecha conocida más antigua de la creación de un avión de papel en la época moderna. Sin embargo, la versión más reconocida aparece dos décadas más tarde, en 1930, gracias a Jack Northrop (co-fundador de Lockheed Corporation). Northrop usaba los aviones de papel en pruebas aerodinámicas para encontrar, de este modo, nuevas ideas para los aviones de verdad. Un avión de papel es un avión de juguete hecho enteramente de papel. Es, quizá, la forma más común de aerogami, una rama del origami (el arte japonés del doblado del papel).

Tipico diseño de avioncitos construidos en papel



Aves Riojanas
Entre las aves riojanas se destacan el cóndor, el suri o ñandú, aguilucho, gavilán, chimango, carancho, perdiz, chuña, pava del monte, torcaza, cotorras, crespín, urraca, caburé, picaflor, hornero, tordo y las más bellas: el flamenco y la garza mora.

Carpintero de los cactus en La Rioja ( Foto: Carlos de Biagi )


El Cóndor Andino.
Las montañas de la provincia de La Rioja tienen un habitante de lujo: el cóndor andino, el ave rapaz más grande de la Tierra. Los cóndores con las alas abiertas en pleno vuelo pueden llegar a medir hasta tres metros de ancho. En la actualidad hay programas para la conservación del cóndor, en la Rioja la encontramos en la Reserva Natural en Sierra de los Quinteros, asegurando su supervivencia al borde de la extinción. Actualmente el nombre científico del Cóndor Andino es vultur gryphus, antiguamente se lo conocía como kúntur entre los Quechuas, Kunturi entre los Aymara, Manque o Alcaman entre los Mapuches u Oyikil por los Tehuelches.

Cóndor en El Mirador de la Yacurmana, Olta ( Foto: Carlos de Biagi )



Pensamientos para volar
Todos somos ángeles con una sola ala, debemos abrazarnos si queremos volar. Anónimo.

El hombre es el único animal capaz de volar con una sola pluma. Anónimo.

Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos. Martin Luther King.

Es posible volar sin motores, pero no sin conocimiento y habilidad. Considero que es esto algo afortunado, para el hombre, por causa de su mayor intelecto, ya que es más razonable la esperanza de igualar a los pájaros en conocimiento, que igualar a la naturaleza en la perfección de su maquinaria. Wilbur Wright.

Si no son los peldaños es el ala que te despierta y que te grita: ¡Sube! ¡Sube sin timidez, no te abandones; si te asusta volar, hay escalones! Almafuerte.

Los cóndores gravitan en el aire maravillosamente altivos, con sus alas van llenando los cielos, y atraviesan la inmensa alba resplandeciente con majestades bíblicas de sagrados abuelos. Arturo Marasso.

¿Qué mundos tengo dentro del alma que ha tiempo vengo pidiendo medios para volar? Alfonsina Storni.

Copyright © LA RIOJA ANTIGUA. Designed by OddThemes